Archivo

Archivo del autor

El yuyo colorado avanza a paso acelerado

Amaranthus Quitensis

Amaranthus Quitensis

Como viene ocurriendo en el último tiempo, las malezas continúan ganando terreno en los campos argentinos. Y el sur de Córdoba no escapa a esta realidad.

 La principal preocupación está dado por el yuyo colorado (tanto Amaranthus palmeri y Amaranthus quitensis), donde se estima que la campaña pasada había 250 mil hectáreas de soja infectadas con esta maleza, mientras que en la actualidad, se proyecta que haya alcanzado alrededor de 700 mil a un millón de hectáreas.

En este contexto, Darío Moyano, titular de la empresa Pampaseeds Argentina, de Vicuña Mackenna, al sur de la provincia de Córdoba, viene trabajando hace tiempo con esta problemática.

“En esta zona eran muy pocos los productores que veían este aumento de malezas”, explicó. Así, los mismos tomaron recaudos para esta campaña realizando barbechos tempranos, usaron herbicidas residuales en presiembra o en algunos casos preemergentes residuales.

“Si bien sigue habiendo infecciones de yuyo colorado, tendrán una buena cosecha”, afirmó.

Otros productores ya han disminuido su rinde por la presión de la maleza y han tomado precauciones, pero no la cantidad necesaria (uso de herbicidas residuales).

“Hubo otros que no tenían hasta el momento y no tomaron los recaudos necesarios y hoy están perdiendo la producción”, especificó.

En esta línea, Moyano aclaró que las pérdidas de rendimiento de la campaña pasada fueron de 7 a 8 qq/ha en campos buenos.

“En la actualidad, se han perdido varias hectáreas por yuyo colorado y hay lotes que se resembraron”, indicó. En este contexto, sintetizó que en algunos se cosechará yuyo colorado con soja.

“Hemos hecho un manejo irracional del glifosato en los últimos 15 años”, reconoció Moyano. Además, el ingeniero subrayó que en campos propios subieron considerablemente los costos de producción, alcanzando los 18 quintales.

“Hay productores que en campos alquilados infectados con la maleza están por dejarlos y no se sabe si lo sembrarán aunque se los presten”, relató.

En cuanta a las alternativas de manejo para controlar el yuyo colorado, Moyano graficó que no hay una receta única sino que son un conjunto de alternativas: sembrar cultivos de cobertura, usar herbicidas residuales, retrasar fecha de siembra con acortamiento de entre líneas en la siembra de soja y aumentar grupos de madurez en variedades de soja.

“El yuyo colorado nace con la soja, en la última semana de octubre, cuando el cultivo estaba en formación de cotiledones”, informó.

Y otro dato importante: “Hay que obtener conocimiento para aplicar herbicidas residuales, ya que la soja podría sufrir fitotoxicidad. Además en el sur de Córdoba los suelos son arenosos, por lo que hay que saber cuál usar”, destacó.

Más zonas afectadas

Martín Marzetti, gerente de la Red de Conocimientos de Malezas Resistentes, destacó que todos los años se incrementa la cantidad de malezas que preocupan en el sector productivo.

En este caso, no sólo el yuyo colorado está afectando el sur de Córdoba, sino también el sur de Santa Fe y el norte de La Pampa. Marzetti especificó que esta maleza produce mucha semilla y va a crecer en superficie año tras año.

“Los productores deben tener cuidado durante la cosecha, porque la máquina es la principal vía de contagio”, sostuvo. Continuando con la línea de Moyano, el gerente de la REM señaló que hay varias maneras de controlarla.

Pero recalcó que, lamentablemente, cuando la maleza llega a más de 50 cm no hay nada para hacer (como está ocurriendo en algunos campos en este momento).

“Se puede controlar sólo cuando la maleza tiene 10 cm como máximo”, expresó.

El maíz tardío gana terreno, según estimaciones oficiales

diciembre 22, 2013 Deja un comentario

Imagen

Como viene ocurriendo en las últimas campañas, el maíz sembrado de forma tardía viene ganando cada vez más terreno. Y este año no es la excepción y los números lo ratifican, ya sea porque los productores lo tenían planificado (por el alto costo de los insumos para los de primera) o por las inclemencias del clima (falta de humedad en el suelo en el momento de la implantación de la gramínea).

El porcentaje sembrado hasta el 28 de noviembre (donde aproximada mente comienza la implantación del tardío) según el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca es menor en referencia al año anterior en las principales zonas productivas: en la 2012/13 se había sembrado un 62% mientras que en este ciclo se ha implantado un 48%.

En este sentido, las siembras de maíces en forma demorada en comparación con las tradicionales sembrados en fechas tempranas (septiembre/octubre) desplazan el momento más crítico (floración) hacia el momento del año donde el balance de lluvias y temperatura (golpes de calor) son menos desfavorables. Esto asegura una estabilidad del rendimiento más alta que los maíces de primera en años con riesgos climáticos.

Sin embargo, un dato importante para destacar es que la superficie de maíz en el país bajó un 7% durante la campaña 2013/14 en comparación al año pasado. Según la cartera agropecuaria, durante el ciclo 2012/13, el área alcanzó los 6,2 millones de hectáreas mientras que en esta campaña se estima que en total se llegará a las 5,7 millones de hectáreas.

Datos de cuatro provincias maiceras.

Córdoba: es la única provincia que según datos oficiales aumentó la superficie maicera. Según el Ministerio, esta campaña se sembrarán un total de 1.958.300 hectáreas. En cambio, en la 12/13, las hectáreas alcanzaron 1,8 millón.

Asimismo, el porcentaje de siembra sembrado hasta el 28 del mes pa- sado era de 30%, es decir 595.000 hectáreas, mientras que el ciclo pasado alcanzaba un 69%, en este caso, 1,3 millón de hectáreas.

“Las lluvias en las zonas de Marcos Juárez hacia el sur llegaron tarde”, señaló Pedro Vallone, técnico del Inta Marcos Juárez. En este sentido, el especialista destacó
que los productores decidieron guardarse la semilla o ir directamente a soja.

“Hace unas semana las lluvias fueron muy buenas y los perfiles para la siembra son muy buenos”, explicó.

Buenos Aires: esta provincia también sufrió la falta de agua al comienzo de la siembra de maíz, al principio de septiembre. Así es como bajó la superficie de la gramínea un 6% ya que en la presente campaña se sembró 1,5 millón de hectáreas y en la anterior, 1,6 millón de hectáreas.

Sin embargo, a medida que las precipitaciones dijeron presente, los productores se volcaron masivamente a la implantación. En este sentido, es como al 28 de noviembre, ya se había implantado el 95% de la superficie (1,4 millón de hectáreas). En cambio, durante el ciclo anterior los labores alcanzaban el 81% (1,3 millón de hectáreas).

Santa Fe: En esta provincia hubo una marcada baja de siembra del maíz. En el ciclo 2012/13 se sembraron 704.000 hectáreas y en éste, 557.000 hectáreas, esto significa una baja del 26%.

Y el maíz tardío aquí también ganó terreno: al 28/11 se habían implantado solamente un 36%, mientras que el año anterior era de un 70%.

Entre Ríos: en esta provincia del Litoral las labores de siembra hasta el 28/11 eran de un 68% de las 240.000 hectáreas que se estiman que se van a sembrar. Sin embargo, en la 12/13 el porcentaje era de 86% (248.000 hectáreas).

Don Mario, una empresa que pisa cada vez más fuerte en Brasil

noviembre 19, 2013 Deja un comentario
Imagen

Santiago Schiappacasse y Gerardo Bartolomé en las nuevas oficinas

Sudamérica es el principal productor de soja del mundo, alcanzando el 60% del total de la producción (55 millones de hectáreas). Y Brasil, sin dudas, es el referente de la zona cultivando 30 millones de hectáreas, y se estima que será el primer productor de soja del mundo, superando a Estados Unidos.

Hoy Brasil se ha convertido en un mercado muy fuerte, donde muchos jugadores se han volcado a este país, y Asociados Don Mario no quería quedarse atrás. Así es como inauguró en Londrina, en el estado de Paraná, Brasil, las nuevas oficinas de GDM Seeds, una empresa integrada por Brasmax y Don Mario, con una inversión de 12 millones de reales en un predio de 47 hectáreas.

Gerardo Bartolomé, presidente de GDM Seeds, señaló que “es un orgullo que una empresa argentina pueda cruzar la frontera de Brasil, en un país tan competitivo con grandes jugadores en el mercado de la producción genética en soja”.

Cabe recordar que la semillera oriunda de Chacabuco se insertó en el mercado brasileño en el 2003 cuando, junto con socios de ese país, crearon la empresa Brasmax, donde en un comienzo Don Mario proveía de variedades argentinas a la región y luego, las desarrollaron en conjunto en Brasil.

Y este año ya comenzaron a comercializar variedades de soja RR2 Bt bajo la marca Don Mario. “Esta oficina es la base de las actividades en Brasil. Aquí está centralizada la administración de las dos marcas como Brasmax y Don Mario”, agregó Marcos Quiroga, gerente de Investigación.

Y sintetizó: “GDM Seeds es el paraguas de todo el grupo en Brasil”.

Uno de los aspectos más interesantes es el vertiginoso crecimiento de la empresa es esta región. En la actualidad alcanzan el 60% del market share en el sur de Brasil. Y en Brasil propiamente dicho, el 27%.

“El caballito de batalla de la empresa es la variedad Potencia, que representa el 50% de las ventas”, indicó Santiago Schiappacasse, director ejecutivo de la empresa.

En este sentido, el objetivo para Bartolomé es mantener las ventas en esta zona y llegar al norte de Brasil (los cerrados) donde se cultivan alrededor de 17 millones de hectáreas de soja.

Con respecto a la soja Intacta (nuevo evento transgénico resistente a glifosato y lepidópteros), el presidente de GDM Seeds indicó que en Brasil participan con dos marcas: Brasmax y Don Mario. Esta última es una semilla que se le da más valor agregando más tratamientos.

“Lanzamos este nuevo evento para la presente campaña pero no fue lo esperado. Igualmente estamos contentos porque es una marca que ya está instalada”, indicó.

Las razones por las cuales Bartolomé cree que las ventas no fueron lo esperado tienen que ver con tres aspectos: la tardía aprobación por parte de China (mayo), donde el presidente de la empresa destacó que los agricultores en Brasil compran la semilla muy anticipadamente.

Ademas, en la Argentina se lanzó en el NOA y NEA, dos zonas que vienen castigadas durante los últimos dos años por el clima. Y el tercer punto tiene que ver con el precio de la tecnología.

“El productor prefiere probar, y una vez que está convencido, hacer un volumen más grande”, sostuvo.

Otro de los puntos fuertes que remarcó Bartolomé fue el rol de los multiplicadores en ese país, donde rescató que a partir de 2003 se asociaron e hicieron vínculos muy fuertes. “Sólo puede funcionar si hay confianza y, sobre todo, si ganamos los dos”, indicó.

Quiroga se sumó y explicó que los multiplicadores entendieron rápidamente que la empresa quería comercializar a través de ellos y no directo al productor. “Cuando Don Mario se estableció en Brasil, los productores estaban desabastecidos de genética, ya que sembraban soja transgénica que traían de contrabando de Argentina. Hoy esta ecuación cambió en forma radical”, destacó Quiroga.

Recorrida en las nuevas oficinas. Marcos Quiroga destacó que la ubicación de las instalaciones de la nueva oficina de GDM Seeds en Cambé (Londrina) es estratégica, ya que se encuentra en una zona agrícola muy fuerte.

“Son 47 hectáreas con una edificación de 4.000 metros cuadrados y está situado entre el sur y el norte de Brasil”, relató. Y agregó que Paraná, junto con Mato Grosso, son los estados más agrícolas del país.

Para rescatar de las nuevas oficinas, Quiroga destacó el sector de investigación. “Hay tres laboratorios: uno de biología molecular, uno de fitopatología y otro de nematología, que están centralizados en esta edificación”, afirmó.

Además, subrayó que “por lo que tenemos entendido, el laboratorio de biología molecular es el más grande de Sudamérica en cuanto a escala y capacidad operativa”.

Asimismo, destacó que “aquí se atiende a todos los programas a nivel global de Don Mario, como el de Brasil, la Argentina y el de los Estados Unidos, por nombrar a los tres países más importantes en los que pisa fuerte la empresa”.

Con respecto a los laboratorios de nematología y fitopatología, informó que en Londrina sólo se centraliza lo que es Brasil.

“Las evaluaciones a campo están descentralizadas porque necesitamos probar cada variedad en cada ambiente”, expresó. Por este motivo, señaló que hay diferentes galpones en diferentes lugares del país vecino, como en el estado de Río Grande Del Sur, en Londrina (estado de Paraná), en Río Verde (estado de Goias), Lucas de Río Verde (estado de Mato Grosso) y en el estado de Tucantins (que está en pleno proceso de armado).

Visita oficial en Londrina.

Lorenzo Basso, secretario de Agricultura, se hizo presente en la inauguración de las nuevas oficinas de GDM Seeds. “Para la Argentina y para el sector agropecuario es un paso enorme. Una de las cosas porque siempre se ha bregado es que las empresas de este sector, que son las más dinámicas y con más innovación en el país en los últimos años, logren salir y se transnacionalicen”, expresó.

En este último punto, ahondó: “Es el camino que deben seguir otras empresas del sector que hoy han llegado a un techo de tecnología”.

A su vez, Basso señaló que la mejor ayuda que se puede ha- cer desde el sector público es el trabajo con los Ministerios de diferentes países para compatibilizar políticas. “En este caso particular, se trabajó con el grupo de biotecnología de ambos países para ajustar las políticas que faciliten y no entorpezcan el avance de estas tecnologías”, indicó.

Una visita inesperada en los campos norteños

noviembre 11, 2013 Deja un comentario

Imagen

El sistema agronómico argentino está en alerta ante la posibilidad de que haya ingresado al país la oruga Helicoverpa armigera, una plaga que ataca los cultivos de soja, maíz y algodón, entre otros, y que presentaría resistencia a la tecnología Bt.

Esta plaga ya fue detectada oficialmente en Brasil y Paraguay. Por este motivo, Daniel Igarzábal, especialista en Protección Vegetal, y profesor de Protección Vegetal en la Facultad de Agronomía de la Universidad Católica de Córdoba, destacó que como cualquier problema nuevo hay que ir abriendo despacito el paraguas antes que llueva:

“Hay que tomar previsiones, aunque esto no significa que ‘carguemos las armas’ antes de tiempo. Primero hay que conocer muy bien el ‘blanco’ para poder establecer las estrategias de manejo”.

Tomando las riendas del especialista, Juan Carlos Morales, miembro de la Consultora Agropecuaria Rurais, de Tucumán, destacó que todavía no es posible afirmar la presencia de esta plaga en el país, ya que al tratarse de una plaga cuarentenaria hay protocolos que cumplir.

“Creo que pronto puede haber novedades al respecto, ya que en esta campaña de invierno en la zona NOA se observaron mariposas y orugas del tipo de Helicoverpa armigera. Las tareas de taxonomía están bastantes avanzadas y en el caso que la identificación sea positiva se informará al Sinavimo del Senasa, quienes anunciarán la presencia en el país”.

En este sentido, y para empezar a conocer mejor a esta oruga, Igarzábal explicó que las plagas cuarentenarias, extrañas a nuestro ambiente, pueden tener distinto tipo de adaptaciones. Sin embargo, hay antecedentes muy cercanos de esta oruga en Paraguay y Brasil.

Para Igarzábal es una plaga similar a Helicoverpa gelotopoeon ( la oruga bolillera) y a Heliothis zea (la oruga de la espiga del maíz).

“La traducción del nombre común en inglés es ‘oruga africana’, y aunque todavía no tiene un nombre común en nuestro territorio, si se expresa de la manera que lo hizo en Brasil vamos a tener que llamarle ‘la oruga brava’”, vaticinó el especialista.

Para tener un panorama más amplio, Igarzábal subrayó que lo primordial, de confirmarse oficialmente su presencia, es una red de monitoreo con trampas específicas de feromonas en todo el país, empezando por el norte, hasta al menos la zona central.

“Con esto tendremos un panorama más claro de las regiones colonizadas y una primera referencia sobre la presencia y abundancia de población en diferentes sitios del país”, explicó.

Para conocer los daños que causa esta oruga, Morales especificó que es polífaga y ataca más de 100 especies de plantas, entre cultivadas y silvestres.

“Está registrada en cultivos extensivos, hortícolas, frutales y florales. Alguna referencia menciona hasta 200 especies atacadas”, indicó.

Además tiene un elevado potencial reproductivo, donde cada mariposa puede llegar a poner entre 2.000 a 3.000 huevos.

“Tiene una gran capacidad de dispersión, los adultos son migrantes por naturaleza, llegando a desplazarse hasta 1.000 km. Y posee una alta capacidad de sobrevivencia, adaptándose a diferentes ambientes, climas y sistemas de cultivo”, expresó.

En este sentido, la oruga ataca prácticamente toda la parte aérea de una planta, pero muestra una gran preferencia por órganos con altos niveles de nitrógeno, que se correlacionan con puntos de crecimiento (brotes) y órganos reproductivos como botones florales, flores, frutos (bochas de algodón, mazorcas de maíz, vainas de soja, poroto, garbanzo, silicuas de colza, aquenios de girasol, granos de sorgo) frutos de tomate, pimiento, citrus, para sólo mencionar algunos.

Asimismo, uno de los temas que viene preocupando al sector es la resistencia de diferentes plagas a la tecnología Bt. En este sentido, el técnico destacó que es una especie que desarrolla resistencia a los insecticidas con facilidad.

“En el caso de las proteínas Bt, la información disponible muestra que tienen un control parcial (supresión) y solamente con un manejo adecuado de esta tecnología (refugios, destrucción de pupas en diapausa) se puede evitar la generación de resistencia a estas toxinas”.

Continuando con este línea, en este caso, Enrique Lobos, profesor de la Facultad de Agronomía y AgroIndustrias de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, especificó que esta tecnología, en algodón, maíz y soja existentes en nuestro país, parece no tenerla como blanco susceptible.

“Es decir, existe la posibilidad de que dañe estos cultivos”, sintetizó.

Otro aspecto para destacar, según Lobos, que hace más grave el problema es que en los países donde está presente ya acusa resistencia a insecticidas fosforados, carbamatos y piretroides.

Por su parte, Igarzábal informó que Embrapa (institución de Brasil equiparable al Inta) ya sugiere umbrales de tratamiento para algodones Bt.

“Esto da la pauta que es una plaga que puede no ser bien controlada por eventos transgénicos, pero dependerá del tipo de material”, pero agregó que “aún no lo sabemos”.

En esta línea, señaló que se refuerza la posición técnica de que los cultivos Bt deben ser monitoreados de la misma manera que lo son los convencionales actualmente usados.

Cómo llegó este lepidóptero a Sudamérica.

Hace unos meses, consignó Enrique Lobos, Brasil se vio sorprendido por la noticia de la identificación de Helicoverpa armigera Hubner entre sus poblaciones, plagas de la soja, maíz y otros cultivos.

“Este lepidóptero fue responsable de millonarias pérdidas, por el daño producido en las últimas campañas agrícolas en ese país”.

Según informó, la plaga habría llegado en un cargamento de productos agrícolas desde algún continente oriental. (algunos dicen en un cargamento de flores que llegó a la Argentina y de aquí pasó a Brasil).

“Normalmente esta plaga esta presente en Australia, África, Asia y varios países europeos”, indicó. Asimismo, aseguró que en la segunda semana de octubre de este año, el Senasa paraguayo confirmó la presencia de Helicoverpa armigera en territorio guaraní, y advirtió que “se trata de una de las plagas más peligrosas en la producción agrícola”.

En cuanto a las pérdidas causadas por esta plaga, Igarzábal relató que sólo en Bahía (Brasil), se estima que en los dos últimos años en el cultivo de algodón, los costos de control se duplicaron (de u$s400 a 800) y entre las pérdidas de rendimiento y tratamientos extras, se perdieron más de u$s600 M en los cultivos de poroto, garbanzo, soja, maíz, algodón y otros.

Caso productivo en Pergamino: Los maíces de segunda rinden de primera

Los maíces de segunda tuvieron picos de 10.330 kg/ha

Los maíces de segunda tuvieron picos de 10.330 kg/ha

Una de las virtudes de los productores es saber barajar y dar de nuevo. En este caso específico es el ejemplo de “La Angelita”, un fideicomiso que explota 300 hectáreas (entre propias y alquiladas) en la zona de Pergamino.

La virtud de la firma fue el cambio de fechas de los cultivos durante la rotación, dejando de lado el maíz sembrado en fechas tempranas para intensificar la agricultura y agregar un cultivo invernal (arveja) seguido de un maíz de segunda. Y esta modificación la ratifican los resultados: obtuvieron más de 100 qq/ha en la gramínea.

En este sentido, Héctor Michetti, asesor de este fideicomiso, explicó que esta intensificación de los suelos se debe a dos motivos: económico y técnico.

En primer lugar, destacó que le da liquidez a fin de año y, por el otro lado, le permite realizar una rotación sustentable. “Hoy por hoy, tras más de 40 años de agricultura en esta zona, los suelos están degradados, por lo que hay que agregar carbono para mantener los niveles de materia orgánica (MO) e incrementar los rindes”, expresó.

Continuando con esta explicación, el asesor señaló que querían incorporar gramíneas en la rotación a pesar de los costos de implantación y las irregularidades en el mercado, por lo que decidieron explotar la arveja para poder sembrar una gramínea estival (maíz) y además agregaron la cebada en invierno.

“Hoy la genética y la tecnología van en ascendencia, donde cada año los cultivos ganan 1,5% de rinde, por lo que los productores deben estar a la altura de la circunstancia. Pero tenemos problemas con los recursos”, indicó.

Siguiendo esta línea sobre los aspectos técnicos de intensificar la agricultura, Michetti retrotrajo los dichos de Rodolfo Gil, especialista en suelos del Inta Castelar, quien aseguró que no hay que dejar descansar al suelo. Así es como la firma decidió modificar la estrategia productiva cambiando el manejo agronómico.

Y agregó que al dejar afuera de la rotación a los maíces de primera e ir a los de segunda, estos últimos le dieron más estabilidad de rendimiento.

“En las gramíneas sembradas de forma tardía, generalmente el shock de altas temperaturas se dan en floración, específicamente en el mes de febrero, donde el riesgo es menor en comparación con los de primera, cuya momento crítico se da en diciembre”, sostuvo.

Y sintetizó: “La posibilidad de tener un fracaso es más alta en los de primera que en los de segunda”.

Con respecto al manejo en sí, Michetti destacó que la rotación ideal sería arveja/maíz de segunda, soja de primera y cebada/soja de segunda. Pero aclaró que en “la práctica”, la empresa difiere por problemas climáticos o económicos y alterna con arveja/maíz de segunda, soja de primera y luego vuelve a la oleaginosa.

“El año pasado, a la cebada y a la arveja les fue mal por las abundantes lluvias y se perdió gran parte de la producción”, expresó.

Sin embargo, Michetti aseguró con énfasis que la empresa nunca produce maíz de segunda detrás de cebada. “Esta secuencia de gramínea sobre gramínea me hace ruido por el balance nutricional y del agua”, dijo.

En este sentido, explicó que la cebada retiene mucho carbono y nitrógeno, y esto trae consecuencias negativas al maíz. Por otro lado, la cebada consume más agua que la arveja, alrededor de 400 mm vs una arveja que necesita 250 mm.

“Estos 100 mm de diferencia se traducen en una pérdida para el maíz de aproximadamente 1.000 / 1.500 kg de rinde”, indicó.

De todas maneras, sostuvo que hay muchos productores de la zona que hacen esta secuencia. Con respecto al manejo de cada cultivo, el asesor de “La Angelita” destacó que el cultivar de arveja que utilizaron la campaña pasada fue Viper (250 kg/ha) y que se siembra alrededor del 20 de julio.

“La nutrición es en base a 80 kg/ha de un arrancador (mezcla de nitrógeno, fósforo y azufre). Luego hicieron un tratamiento en prefloración, aplicaron insecticidas para controlar pulgón, y más tarde, en floración, realizaron otra aplicación. “En esta legumbre no agregamos nitrógeno porque inoculamos la semilla a la siembra”, expresó.

Para cosechar, Michetti destacó que en la cosecha se agregaron un desecante (gramoxone 2 litros/ha). Con este manejo obtuvieron 2.000 kg/ha, pero cabe destacar que las abundantes lluvias le jugaron una mala pasada no sólo a la arveja, sino a las legumbres y cereales de invierno en general.

En cuanto a la comercialización, informó que ellos vienen trabajando con Agricultores Federados Argentinos.

Héctor Michetti, asesor de "La Angelita", en un lote de arveja

Héctor Michetti, asesor de “La Angelita”, en un lote de arveja

En el caso del maíz de segunda, Michetti informó que utilizan híbridos que sean de ciclo intermedio, con rápida velocidad de secado. La fecha de siembra de la gramínea es a partir del 20 de noviembre hasta el 15 de diciembre.

“La fertilización de arranque que usamos es la de productor (como se dice normalmente), donde complementa los nutrientes que se extraen del suelo”, relató.

En general, es de 60 kg hasta 150 kg de arrancador, y después hace una fertilización nitrogenada con líquido (Solmix chorreado) en enero. Si no, la otra opción que utiliza es aplicar urea incorporada.

La campaña pasada, los rindes fueron más que auspiciosos: obtuvo un promedio de 95 qq/ha, con picos de 10.330 kg/ ha.

En el caso de la soja, utiliza dos grupos de madurez diferenciadas: variedades de grupo IV larga o V corta y III larga o IV corta.

“La fecha de siembra en los de primera son del 25 de octubre al 15 de noviembre y en fechas de segunda, después del 20 de noviembre (tras la cosecha de cebada)

También utilizan tecnología de punta: inoculación, promotores de crecimiento más 100 kg de fertilizante (mezcla de fósforo y azufre), pero los techos de rindes, aseguró Michetti, podrían ser más altos: obtiene 35 qq/ha en los de primera y 28 qq/ha en los de segunda.

“Con el manejo y los suelos tendríamos que estar por encima. En suelos no tan degradados, los rindes son más altos en promedio. Tenemos compactación del suelo, lo que genera limitantes a la productividad que tiran los rindes para abajo”, indicó.

En esta línea, volviendo a los suelos degradados, destacó que hay falencias en los análisis de suelo, ya que se realizan cada tres o cuatro años.

“Aquí deberíamos ajustar el manejo y hacerlos cada dos años, tanto físicos como químicos”, aclaró.

Pero señaló que hay veces que por problemas de costo no se pueden llevar a cabo. “Hay situaciones donde en lotes no hay problemas químicos (por ejemplo hay 20 ppm de fósforo), pero no hay respuestas de los cultivos.

Esto se debe a que las raíces no pueden crecer por los problemas de compactación”, sostuvo.

Por último, hablando del cuarto cultivo que entra en la rotación, la cebada, señaló que utilizan la variedad Scarlett y la siembran a partir del 20 al 30 de junio. “La nutrición es similar al trigo, se fertiliza de arranque y se refertiliza con Solmix en macollaje”, concluyó.

Con este rinde merecen un premio

La Asociación de Ingenieros Agrónomos de la zona Norte de la provincia de Buenos Aires (Aianba) realizó un concurso sobre los máximos rendimientos de maíz de segunda.
En este sentido, “La Angelita” obtuvo el primer premio con un rinde de 10.330 kg/ha en uno de los lotes inscriptos. El híbrido de maíz era un Nidera 882 MG, sembrado el 15 de diciembre a 52 cm, con 72.000 pl/ha, con 80 kg de arrancador a la siembra, y 180 kg/ha de Solmix 80/20 (nitrógeno + azufre).

“Se cosechó el primero de julio, con un rinde de 10.330 kg/ha y una humedad de 17,5%”, destacó Héctor Michetti.

El cultivo antecesor fue arveja, la variedad Viper (250 kg/ha), con fertilización del productor (mezcla física 80 kg/ha) sembrada el 20/7; el rendimiento fue de 2.000 kg/ha, luego de un invierno muy perjudicial por el exceso de lluvias.

Fertilizantes foliares en trigo: tecnología para mejorar calidad en el grano

Imagen

Uno de los principales problemas que viene atravesando el trigo fue la falta de precipitaciones durante el ciclo del cultivo, lo que ya se es- tima en pérdidas de rendimiento.

Pero ante las últimas lluvias, Fernando Mousegne, coordinador del Proyecto Agrícola, destacó que los cultivos pueden recuperarse, aun los que han sufrido algún estrés hídrico durante su desarrollo.

En este sentido, recalcó los beneficios de aplicar fertilizantes foliares durante este periodo del trigo para aumentar los rindes y mejorar la calidad del grano. Como característica principal de esta tecnología, el técnico del Inta de San Antonio de Areco aseguró que la aplicación se hace junto con la agregado de herbicidas o fungicidas (en cualquiera de los dos casos hay respuestas).

“Ahora sólo queda agregar los fertilizantes foliares junto con el agregado de fungicidas”, informó.

En este contexto, el técnico del Inta señaló que “esta tecnología cobra valor durante esta campaña ya que sirven no sólo para que el trigo reaccione mejor ante el estrés hídrico que sufrieron durante su desarrollo, sino que prepara al cultivo para esté en mejores condiciones cuando el clima se revierta”, indicó.

Mousegne estuvo realizando ensayos en el Inta durante varios años y si bien continúan estudiando las respuestas de rinde, señaló que “podríamos decir que van desde un 8% hasta un 15%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en todas las situaciones no aumentan de rendimiento”.

En este sentido aclaró que esta técnica no reemplaza la fertilización de suelo, sino que simplemente sirve para complementar una situación adversa. “La fertilización foliar es un golpe más pero no suplanta ni la fertilización nitrogenada, fosforada o azufrada necesaria para el cultivo de trigo”, recalcó.

En este sentido, señaló que la fertilización foliar es una técnica que en los últimos años empezó a avanzar entre los productores. “No está generalizada en el sistema productivo pero es un pequeño escalón más para mejorar el rendimiento, sobre todo los productores de punta”.

En cuanto al costo/beneficio, uno de los principales puntos para el productor, destacó que los productos foliares no tienen un alto valor, y al sumarle respuestas de rendimiento del cultivo que van desde entre un 8 a 15% de rendimiento, la relación es buena.

“Además la parte operativa se hace con otra aplicación de otro producto, como herbicidas y fungicidas”.

En este último punto se explayó el técnico del Inta de San Antonio de Areco. En la época de macollaje, por ejemplo, el productor realiza la aplicación de algún herbicida, junto con el fertilizante foliar mejorando el metabolismo de la planta permitiendo que la misma intercepte más radiación y, en consecuencia, generando más biomasa.

Y otro momento oportuno, según Mousegne, es cuando el cultivo está en floración y el productor comienza con las respectivas aplicaciones de fungicidas para controlar las enfermedades En este momento puede mejorar la fijación de números de granos o la calidad .

“Esto depende de la cantidad de nutrientes que tenga el fertilizante”, expresó.

Pero durante esta campaña, Mousegne señaló que los productores se atrasaron durante la aplicación de fuentes nitrogenadas en el suelo por falta de humedad.

En esta línea, los productores deben poner el foco en esta situación, y si las condiciones climáticas favorecen (días de sol) el productor podría pensar en la fertilización foliar.

Maíz: mejor dividir la dosis de nitrógeno

Una nueva campaña maicera ya se largó, y una de las claves para aumentar los techos de rendimiento del cultivo es la fertilización.

En este sentido, tres técnicos detallaron la mejor estrategia para nutrir el maíz con fuentes nitrogenadas, tanto para los maíces de primera como los denominados tardíos.

En primer lugar, Mirta Toribio, del departamento Planeamiento y Márketing de Profertil, destacó que en general el criterio que debería seguir el productor para fertilizar con nitrogenados en función del régimen de precipitaciones es nutrir siempre con una buena condición de humedad del suelo, es decir sin excesos ni déficit hídrico.

“El nitrógeno es un nutriente muy móvil en el suelo; si aplicamos cuando hay excesos hídricos aumentan las pérdidas del nutriente por lavado y lixiviado. Y cuando falta agua se volatiliza y pasa a estado gaseoso y, por ende, también aumentan las pérdidas”.

En esta línea, la técnica aseguró que la situación ideal es que el suelo esté con un mínimo de 50% de agua útil.

Por otra parte, una de las claves para agregar los fertilizantes nitrogenados es el momento de la aplicación. En este sentido, Toribio señaló que la técnica de fertilización ideal es aportar el nutriente en el momento que la planta lo necesite.

“En función de esto se recomienda aportar una parte del fertilizante en el momento de la siembra y el resto de la dosis en estado de V6, momento en el que el cultivo comienza a elongar el tallo y sus necesidades nutricionales son muy fuertes”, expresó.

Toribio explicó que se calcula que desde la siembra a V6 el cultivo consume 2 kg/ ha/día, y desde V6 hasta polinización es el mayor consumo de nitrógeno, con 4 kg/ha/día. Y luego de la misma, el consumo es de 1 kg/ha/día y es por removilización de N desde el tallo a la espiga.

“Por eso, el productor debería contar con unos 60 kg de N/ha a la siembra y luego agregar la dosis necesaria según requerimientos (22 kg N/t grano producida) para alcanzar el potencial de cultivo. Además hay que tener en cuenta el N que aporta la materia orgánica en zonas con buen porcentaje de la misma”.

En este sentido, recalcó que el N es muy dependiente del agua y necesita de ella para tener respuesta.

“Por eso, en años neutros y con un manejo de números tan ajustados como éste, debemos ser eficientes con el uso del agua y los nutrientes. La mejor estrategia es la división de dosis siendo conservadores y lo más eficientes posibles con el uso de los insumos”, sentenció.

En este línea, Luis Ventimiglia, técnico del Inta 9 de Julio, también recomendó aplicar las fuentes nitrogenadas al menos en dos momentos: una parte a la siembra y otra entre V4 a V6 (4 a 6 hojas desarrolladas con lígula visible).

“Si se analiza desde el punto de vista de la fisiología de la planta, lo ideal sería aplicar N de forma paulatina a partir de que la misma va evolucionando”, explicó.

Pero aclaró que este proceso es difícil de llevarlo a cabo por varios motivos: “No tenemos la seguridad de que pueda incorporarse al suelo (cuando se aplica al voleo) y la planta lo pueda tomar en tiempo oportuno; tiene costos adicionales (por mayores aplicaciones) y el productor tiene otros tipos de trabajos que no puede descuidar, lo que limitaría este tipo de operatoria”.

Asimismo, Ventimiglia aseguró que es importante que cuando el productor refertilice, no aplique tarde (V7 o V8). “Si se trabaja el fertilizante en cobertura total sin incorporación y no hay lluvia, la planta no lo va a poder absorber a una tasa de captación máxima”, dijo.

En cuanto a la nutrición del maíz tardío, una alternativa de siembra que ha crecido en los últimos años, Toribio indicó que la estrategia es distinta porque el aporte por mineralización de la MO es mayor y se debería fertilizar con una dosis mas baja de N, buscando fuentes más eficientes.

“En general tienen una ciclo más corto impuesto por las condiciones meteorológicas que los gobierna. Por lo tanto el rendimiento es menor y como consecuencia, sus requerimientos nu- tricionales”, destacó Toribio.

Así las aplicaciones deberían ser en un solo momento (a la siembra o en V2 – V3) ya que el crecimiento del cultivo es muy rápido y son de ciclo más corto. “También hay que tener muy en cuenta la disponibilidad de agua para dichas aplicaciones”, indicó.

Por otra parte, Ventimiglia hizo hincapié en los restantes nutrientes necesarios para el maíz. “La fertilización fosforada es fundamental para que el productor luego pueda ser eficiente con los demás nutrientes”.

Así, aseguró que se puede aplicar en cobertura total al voleo, donde el sistema esté bien conformado y la física del suelo sea la correcta. “Una alternativa adecuada sería: trabajar con 80-90% del total de fertilizante fosforado al voleo y el 10 y 20% restante, agregarlo en la línea”, sostuvo.

Y agregó que en los casos que haya suelos compactados o con problemas de porosidad, la aplicación en la banda de siembra puede llegar a ser más efectiva.

Otro de los nutrientes necesarios es el azufre, que según el técnico de Inta de 9 de Julio viene día a día cobrando mayor importancia, porque se observan carencias en la mayoría de las zonas productivas. En este sentido, se puede aplicar en co- bertura total al igual que el nitrógeno.

“La diferencia es que este nutriente se lava menos, y principalmente no se volatiliza” Por último, señaló que hay que tener en cuenta y observar qué sucede con algunos micronutrientes, sobre todo con zinc y boro.

Fórmulas para fertilizar con N.

Daniel Miralles, docente e investigador de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba), destacó que hay modelos de aplicación para agregar las fuentes nitrogenadas similares tanto para el maíz como para el trigo.

“El modelo más sencillo es el de balance. El productor tiene que saber cuánto el cultivo va a absorber de nitrógeno y cuánto tiene que ofrecerle, y luego le restan el N que ya contiene el suelo”, explicó.

Además, destacó, hay otros modelos más complejos, como es el Maicero. “Contempla la variabilidad interanual que hay en el maíz, ya sea el contenido de agua, enfermedades, etc., y con todos estos datos se puede tomar una decisión. Este sistema está diseñado por Crea, la Facultad de Agronomía y Profertil”.