Archivo

Archive for the ‘Agronegocios’ Category

Don Mario, una empresa que pisa cada vez más fuerte en Brasil

noviembre 19, 2013 Deja un comentario
Imagen

Santiago Schiappacasse y Gerardo Bartolomé en las nuevas oficinas

Sudamérica es el principal productor de soja del mundo, alcanzando el 60% del total de la producción (55 millones de hectáreas). Y Brasil, sin dudas, es el referente de la zona cultivando 30 millones de hectáreas, y se estima que será el primer productor de soja del mundo, superando a Estados Unidos.

Hoy Brasil se ha convertido en un mercado muy fuerte, donde muchos jugadores se han volcado a este país, y Asociados Don Mario no quería quedarse atrás. Así es como inauguró en Londrina, en el estado de Paraná, Brasil, las nuevas oficinas de GDM Seeds, una empresa integrada por Brasmax y Don Mario, con una inversión de 12 millones de reales en un predio de 47 hectáreas.

Gerardo Bartolomé, presidente de GDM Seeds, señaló que “es un orgullo que una empresa argentina pueda cruzar la frontera de Brasil, en un país tan competitivo con grandes jugadores en el mercado de la producción genética en soja”.

Cabe recordar que la semillera oriunda de Chacabuco se insertó en el mercado brasileño en el 2003 cuando, junto con socios de ese país, crearon la empresa Brasmax, donde en un comienzo Don Mario proveía de variedades argentinas a la región y luego, las desarrollaron en conjunto en Brasil.

Y este año ya comenzaron a comercializar variedades de soja RR2 Bt bajo la marca Don Mario. “Esta oficina es la base de las actividades en Brasil. Aquí está centralizada la administración de las dos marcas como Brasmax y Don Mario”, agregó Marcos Quiroga, gerente de Investigación.

Y sintetizó: “GDM Seeds es el paraguas de todo el grupo en Brasil”.

Uno de los aspectos más interesantes es el vertiginoso crecimiento de la empresa es esta región. En la actualidad alcanzan el 60% del market share en el sur de Brasil. Y en Brasil propiamente dicho, el 27%.

“El caballito de batalla de la empresa es la variedad Potencia, que representa el 50% de las ventas”, indicó Santiago Schiappacasse, director ejecutivo de la empresa.

En este sentido, el objetivo para Bartolomé es mantener las ventas en esta zona y llegar al norte de Brasil (los cerrados) donde se cultivan alrededor de 17 millones de hectáreas de soja.

Con respecto a la soja Intacta (nuevo evento transgénico resistente a glifosato y lepidópteros), el presidente de GDM Seeds indicó que en Brasil participan con dos marcas: Brasmax y Don Mario. Esta última es una semilla que se le da más valor agregando más tratamientos.

“Lanzamos este nuevo evento para la presente campaña pero no fue lo esperado. Igualmente estamos contentos porque es una marca que ya está instalada”, indicó.

Las razones por las cuales Bartolomé cree que las ventas no fueron lo esperado tienen que ver con tres aspectos: la tardía aprobación por parte de China (mayo), donde el presidente de la empresa destacó que los agricultores en Brasil compran la semilla muy anticipadamente.

Ademas, en la Argentina se lanzó en el NOA y NEA, dos zonas que vienen castigadas durante los últimos dos años por el clima. Y el tercer punto tiene que ver con el precio de la tecnología.

“El productor prefiere probar, y una vez que está convencido, hacer un volumen más grande”, sostuvo.

Otro de los puntos fuertes que remarcó Bartolomé fue el rol de los multiplicadores en ese país, donde rescató que a partir de 2003 se asociaron e hicieron vínculos muy fuertes. “Sólo puede funcionar si hay confianza y, sobre todo, si ganamos los dos”, indicó.

Quiroga se sumó y explicó que los multiplicadores entendieron rápidamente que la empresa quería comercializar a través de ellos y no directo al productor. “Cuando Don Mario se estableció en Brasil, los productores estaban desabastecidos de genética, ya que sembraban soja transgénica que traían de contrabando de Argentina. Hoy esta ecuación cambió en forma radical”, destacó Quiroga.

Recorrida en las nuevas oficinas. Marcos Quiroga destacó que la ubicación de las instalaciones de la nueva oficina de GDM Seeds en Cambé (Londrina) es estratégica, ya que se encuentra en una zona agrícola muy fuerte.

“Son 47 hectáreas con una edificación de 4.000 metros cuadrados y está situado entre el sur y el norte de Brasil”, relató. Y agregó que Paraná, junto con Mato Grosso, son los estados más agrícolas del país.

Para rescatar de las nuevas oficinas, Quiroga destacó el sector de investigación. “Hay tres laboratorios: uno de biología molecular, uno de fitopatología y otro de nematología, que están centralizados en esta edificación”, afirmó.

Además, subrayó que “por lo que tenemos entendido, el laboratorio de biología molecular es el más grande de Sudamérica en cuanto a escala y capacidad operativa”.

Asimismo, destacó que “aquí se atiende a todos los programas a nivel global de Don Mario, como el de Brasil, la Argentina y el de los Estados Unidos, por nombrar a los tres países más importantes en los que pisa fuerte la empresa”.

Con respecto a los laboratorios de nematología y fitopatología, informó que en Londrina sólo se centraliza lo que es Brasil.

“Las evaluaciones a campo están descentralizadas porque necesitamos probar cada variedad en cada ambiente”, expresó. Por este motivo, señaló que hay diferentes galpones en diferentes lugares del país vecino, como en el estado de Río Grande Del Sur, en Londrina (estado de Paraná), en Río Verde (estado de Goias), Lucas de Río Verde (estado de Mato Grosso) y en el estado de Tucantins (que está en pleno proceso de armado).

Visita oficial en Londrina.

Lorenzo Basso, secretario de Agricultura, se hizo presente en la inauguración de las nuevas oficinas de GDM Seeds. “Para la Argentina y para el sector agropecuario es un paso enorme. Una de las cosas porque siempre se ha bregado es que las empresas de este sector, que son las más dinámicas y con más innovación en el país en los últimos años, logren salir y se transnacionalicen”, expresó.

En este último punto, ahondó: “Es el camino que deben seguir otras empresas del sector que hoy han llegado a un techo de tecnología”.

A su vez, Basso señaló que la mejor ayuda que se puede ha- cer desde el sector público es el trabajo con los Ministerios de diferentes países para compatibilizar políticas. “En este caso particular, se trabajó con el grupo de biotecnología de ambos países para ajustar las políticas que faciliten y no entorpezcan el avance de estas tecnologías”, indicó.

Anuncios

Cuando el mercado es el mundo

octubre 29, 2012 1 comentario

Pedro Mac Mullen y Mariano Curia

Uno de los sectores en agricultura que más está creciendo en la actualidad es la microbiología. Así se puede augurar que empresas multinacionales/agroquímicos están haciendo foco en las mismas.

En este sentido llegamos hasta la planta de Rizobacter Argentina, ubicada en Pergamino, para conocer cómo se viene desarrollando la expansión de la empresa en la exportación de productos hacia mercados internacionales, siendo que es una de las principales firmas que más ha crecido en los últimos años.

“La importancia de la microbiología crece día a día en la agricultura mundial. Un dato real es que las últimas adquisiciones entre compañías del sector que se realizaron fueron de compañías de agroquímicos a biológicas. El futuro va en este camino, el mundo necesita cada vez más alimentos. Pero lo necesitamos en una agricultura limpia-sustentable, y las tecnologías biológicas aportan estas condiciones”, especificó Mariano Curia, gerente del Departamento de Ventas.

Hay que tener en claro que las tecnologías biológicas no reemplazarán a los agroquímicos, sino que son un complemento de éstos.

“En la Argentina, la técnica de inoculación es de las más avanzadas en el mundo”, informó Pedro Mac Mullen, gerente de Márketing de Rizobacter Argentina.

En esta línea, en el país se siembran alrededor de 20 M/ha y se inocula el 85-90% de la soja; en Brasil se siembran 27 M/ha y se inocula el 60%, y en Estados Unidos, el 40 % de las 32 M/ha. Reflejados estos números, la empresa, que nació en 1977, en el ejercicio económico de junio 2011 a julio 2012 tuvo una facturación de u$s60 millones, de los cuales el 85% es de la facturación en la Argentina, mientras que el 15% es de exportación.

“Este auge que ha tenido la empresa ha sido por desarrollos propios o alianzas estratégicas tanto con empresas nacionales como internacionales. La más importante es con Syngenta, haciendo un negocio de tecnología de ida y vuelta”, indicó Curia.

Para el ejercicio de este año prevén alcanzar los u$s75 M y para el 2014/15, los u$s145 millones. “Gran parte del crecimiento de la empresa va ser en exportación. Por este motivo, creamos el  Departamento de Comercio Exterior, teniendo gente especialmente capacitada y viajando por el mundo buscando nuevos mercados, y fortaleciendo los ya consolidados”, señaló Mac Mullen.

Hoy la empresa llega a toda Sudamérica, Estados Unidos, África y China. “En estos países, el 90% de las exportaciones son inoculantes para soja”.

Además, en Europa (Inglaterra, España e Italia) también exportan, pero la preponderancia son las pseudomonas para trigo.

“Años atrás entramos fuerte en África, llegando a Sudáfrica, y este año arrancamos con Kenia y Nigeria”, indicó.

“El mercado de exportación es muy difícil de desarrollar comercialmente, especialmente la adaptación cultural. Por eso hay que buscar y encontrar de acuerdo a las características particulares de cada país, la persona o el distribuidor adecuado. Esto lleva, previo a una primera venta, no menos de 3-4 años de fuerte inversión para desarrollar estos mercados”, señaló Curia.

Y destacaron que van hacia estos países con la tecnología de punta. “Usamos un 75% de tecnologías de segunda (Rizoliq TOP) y tercera generación (Signum) y sólo el 25% es de primera generación (Rizoliq)”, describió Curia.

Con respecto a los dos países mayores productores de soja, en Brasil llegan a partir de tres empresas: Syngenta, Stoller y Rizobacter do Brasil (empresa propia) alcanzando un 20% del mercado.

“En Brasil estamos trabajando hace dos campañas con la tecnología Osmo Protectoral (TOP). Hoy comenzamos a ver los resultados de este trabajo, básicamente porque el agricultor ve la diferencia productiva que se logra. El resultado final es que el sistema capture el mayor valor”, destacó Curia.

En Estados Unidos, el distribuidor está  en Illinois y llega hasta el principal cordón maicero  alcanzando luego de 12 años de desarrollo un 10-12% .

Haciendo foco en los productos, desde la empresa aseguraron que el 60% de la facturación se basa en el cultivo de soja.

“Obviamente que este 60% está representado por la fuerte presencia que tenemos en la microbiología, pero también por el desarrollo de nuevos coadyuvantes que han tenido gran aceptación por el productor, lo cual nos llevó a crecer en importancia en esta línea del negocio”

El negocio de Rasa se complementa con terápicos de semillas para semilleros, cebos para el control de babosas/bichos bolitas, y tratamientos profesional de semillas.

Este año, ante el retroceso de la siembra de trigo por los problemas de comercialización, Mac Mullen relató que la venta de inoculantes para legumbres suplantó a la del trigo.

“De todas maneras, estos cultivos no va a suplantar el trigo. Mucha gente probó en este tipo de producción pero técnicamente no es tan sencillo”, indicó.

Para esta campaña, la novedad de Rizobacter es la presentación de un fertilizante a base de P microgranulado (MicroStar). Entre sus principales característica técnicas está la gran disponibilidad para el cultivo (95%), lo cual reduce la dosis/ha aproximadamente cinco veces comparado con un fertilizante tradicional.

Además cerraron un acuerdo comercial con la firma japonesa Summit Agro, para la distribución de un insecticida biológico (Dipel Plus) que apunta básicamente al uso en aplicaciones periurbanas, dando respuesta a la demanda del productor de este tipo de tecnologías.

En Monte Cristo, el trigo suma tecnología

La planta de acopio de Plantaflor tiene una capacidad para 3.000 toneladas

Ante los problemas para la comercialización del trigo, los productores se abstuvieron esta campaña de sembrarlo, reemplazándolo por cultivos alternativos como cebada, legumbres y colza.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la siembra alcanzará 3,7 millones de hectáreas, un 20% menos con respecto a la campaña en la cual se implantaron 4,6 M/ha.

En este sentido, los productores buscan alternativas productivas y comerciales para poder continuar con el cereal. Así es como la empresa Plantaflor, del Grupo Florensa, ubicada en Monte Cristo, Córdoba, continúa apostando en su paleta de cultivo al trigo, buscando materiales de calidad y rendimiento.

Además, la firma invirtió en tres equipos de riego para asegurar la cosecha e incorporaron una planta de acopio (4 silos de 750 toneladas) para poder comercializarlo oportunamente.

A su vez, la empresa siembra alrededor de 3.400 ha propias (en 2002 había comenzado con 700 ha) en distintas zonas de Córdoba, en la cual implanta 50% de gramíneas y 50% de soja en secano y bajo riego, donde hacen una rotación de trigo/ soja, soja/sorgo.

Con respecto a la producción de trigo, Gabriel Florensa, de Plantaflor, destacó que continúan sembrando a pesar de las dificultades, en la cual buscan materiales de punta. “Incorporamos tres equipos de riego en diferentes campos que tenemos en Córdoba para mantener los rendimientos”, resaltó.

La empresa dejó de cultivar trigo en secano por la falta de agua en los últimos tiempos. “Como es riego complementario, siempre necesitás una base y eso lo podés potenciar, pero no podés remplazar el 100% de lluvias reales”, indicó.

Florensa rescató que en el 2010 hubo un 30% menos de lluvias que en el 2009, y la campaña pasada las precipitaciones fueron un 30% menos que en el 2011, lo que significa un 60% menos de precipitaciones a la media anual de la zona.

Por este motivo, en las dos últimas campañas no obtuvieron los mejores rendimientos a pesar de aplicar toda la tecnología posible, por la marcada falta de precipitaciones que hubo en la zona. “El efecto de los equipos de riego no lo podemos decir; aún no sabemos cuál es el rendimiento real, no lo podemos asegurar”, destacó.

Con respecto a la planta de acopio, esta inversión ayuda a la empresa a guardar el cereal y luego venderlo a la molinería cuando hay buenos precios. En un comienzo compraron dos silos de 750 t cada uno y al año siguiente, incorporaron 2 silos más con la misma capacidad, de 750 t cada uno.

“Vendemos el trigo del año pasado en esta época, cuando Brasil comienza a comprar”, sostuvo. El precio que vendió el cereal fue entre u$s170 y 180.

Florensa destacó que en este momento está casi vacía, porque ante la merma en la cosecha de granos tuvieron que entregar la mercadería para cumplir los respectivos contratos.

“Utilizamos la planta para nuestra producción, no ofrecemos servicio a terceros”, especificó. En cuanto al manejo agrícola, los materiales de trigo que utilizó la empresa son ACA 303 y Kein Gavilán de ciclo largo/intermedio, y la siembra fue a fines de mayo. La fertilización depende de los análisis de suelo, pero agregan entre 120 a 170 kg/ha y 70 kg/ha de PDA.

En cuanto rendimientos en los últimos dos años, no fueron los que esperaba la firma, por la falta de lluvias.

Otro de los cultivos invernales que maneja la empresa es la cebada, en la cual también agregan toda la tecnología disponible en el mercado. Al cereal la comercializan con la multinacional Cargill, bajo contrato.

La variedad que siembran es Scarlett y la sembraron a principios de junio. La fertilización que aplican en el cereal es 100 kg/ha de urea y 60 kg/ha de PDA.

 No todos son granos

En esta unidad de la empresa realizan producción de semillas hortícolas, como acelga, achicoria, perejil, zanahoria y zapallito, en una superficie de 150 hectáreas donde para mantener la calidad varietal donde multiplican líneas puras para lo cual disponen de invernáculos y túneles y/o siembran en regiones más apropiadas.

Además, Plantaflor agregó la producción de plantines hortícolas para agregar valor a la producción de semillas hortícolas y para introducir semillas de mayor valor comercial. Además agregaron la producción de césped para comercializarlo en rollo. “Arrancamos con cuatro hectáreas y en este momento, sembramos 80. Somos la empresa líder en la provincia de Córdoba”, especificó.

Por último, incursionaron en plantas ornamentales y en una empresa para reducir, recuperar y reutilizar restos de poda y residuos industriales orgánicos. “En la nueva empresa del Grupo Florensa seremos los primeros en utilizar las tres ‘R’ que proclama el mundo desarrollado”, resaltó.

Cebada, maíz y sorgo, con nuevo destino

Imagen

El objetivo es exportar granos con valor agregado

No todo es soja. Así se podría describir la relación actual que hay entre Argentina y China. En materia de granos, el país desde el 2011 comenzó a exportar cebada forrajera y cervecera, y este año se firmó un acuerdo donde el país podrá enviar maíz y sorgo, beneficiando a la producción nacional con nuevos mercados.

La cebada es uno de los cultivos que entra en la estrategia bilateral entre Argentina-China, donde a partir del 28 de enero del 2011, la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena (AQSIQ) incluyó a nuestro país en el listado de países habilitados a exportarle el producto.

Este es uno de los protocolos firmados por el ex ministro de Agricultura y actual presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez. Así, Argentina se transformó en uno de los cinco países junto a Australia, Canadá, Dinamarca y Francia, que se encuentran habilitados para exportar.

“China importa alrededor de 800.000 t de cebada del hemisferio sur, y su principal abastecedor era Australia. Y lo que querían era tener otro proveedor alternativo”, destacó Oscar Solís, subsecretario de Agregado de Valor y Nuevas Tecnologías.

China es uno de los principales consumidores de cerveza del mundo (primer productor del mundo con 42 M de toneladas) e importa el 40% de su consumo de cebada.

Las empresas anotadas para exportar el cereal tanto internacionales como nacionales son en total 30, en las que se destacan Cargill, Nidera, Bunge, Cervecería y Maltería Quilmes , Maltería Pampa, entre otras.

Según la cartera agrícola, en el 2011 se exportó en total 1,9 M de toneladas de cebada, y China fueel tercer país de mayor destino, totalizando 225.256 toneladas, luego de Arabia Saudita, donde se exportaron 497.072 toneladas, y Brasil, con 253.045 toneladas.

Hasta abril del corriente año, en total ya se enviaron 1,9 M de toneladas, donde Arabia Saudita continúa siendo el mayor importador, con 866.915 t. Luego sigue Bélgica, donde se enviaron 304.956 t.  Hacia China se exportaron 57.453 toneladas.

Además, Solís destacó que en el protocolo sólo se exporta granos, pero está en tratativas el envío de malta con el objetivo de continuar agregando valor a los granos.

Con respecto al maíz, el Servicio Sanitario de China puso en vigencia el 28 de abril de este año la autorización para importar maíz argentino, lo que en la práctica habilita a nuestro país a iniciar las exportaciones de dicho producto al gigante asiático.

Esto es en consecuencia de que el consumo interno de maíz en China ha ido en aumento en los últimos años. En la campaña 2012/2013, según un informe de Aqsiq, se estima que las  omportaciones rondarán las 9 M de toneladas, y para el 2015/16 podrían llegar a 28 millones de toneladas.

Por su parte, en Argentina se anotaron un total de 25 empresas para exportar la gramínea, entre las que se destacan Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Agricultores Federados Argentinos (AFA),Vicentín, Dreyfus, etc.

Por último, el sorgo es otro de los cultivos que se exportará al país asiático. En el 2011, la  exportación de sorgo a China fue de 26.500 t, y hasta abril de este año no hubo ningún embarque.

Categorías:Agronegocios

Inversiones para acompañar la cosecha

Planta de Mosaic en el puerto General San Martín

Una de las premisas del país es aumentar la producción de granos y llegar a alcanzar las 160 millones de toneladas al final de esta década. Así es como la fertilización es una de las patas fundamentales para producir de una manera sustentable.

En 1991 el mercado de fertilizantes era un mercado de 300 mil toneladas, en el 2011 alcanzó 3,7 M de toneladas. Si bien es una cifra significativa, la reposición de los cuatro nutrientes principales como el nitrógeno, fósforo, azufre y potasio es sólo del 27%.

En este contexto, las empresas de fertilizantes continúan invirtiendo para ampliar su capacidad de producción y logística.

“Antes se bajaba en el muelle y se usaba almacenes que quedaban cerca del puerto para guardar los productos, todo muy artesanal”, indicó Jorge Bassi, de Bunge y vicepresidente de Fertilizar.

Con el correr del tiempo, la industria de fertilizantes se profesionalizó, y de esta manera, entre todas las empresas hay suficiente capacidad de almacenaje de 5 y 6 M de toneladas de fertilizantes con alta tecnología como la incorporación de cinta transportadora, etc.

“El mercado va a seguir creciendo porque es imposible sostener la producción de granos sin nutrientes”, resaltó. Con esta iniciativa, Cuatro empresas del secto dan a conocer las últimas inversiones en el marco de la Gira Fluvial 2012 “Del campo al puerto” organizado por Fertilizar Asociación Civil.

En primer término, Bunge inauguró su terminal en el puerto de Ramallo en el 2008 y hasta la fecha ha realizado varias inversiones en todos los sectores “Se hizo un muelle para descargar granos y las primeras celdas. Luego se amplió la capacidad de almacenaje de granos y se invirtió en una industria de aceite y harina de soja”, destacó Jorge Bassi, de la empresa Bunge.

En materia de fertilizantes, la firma construyó tres naves de 80.000 t cada una y la fábrica de superfosfato simple, con una capacidad de 180.000 toneladas. En el 2013 ampliará la capacidad de producción alcanzando las 270.000 t, con una inversión aproximada de u$s15 M.

“Creemos que el mercado va a crecer y tenemos que estar preparados para abastecerlo, ya que es muy importante en la soja por el balanceo de fósforo y azufre”, sostuvo. Además informó que varias empresas están invirtiendo para abastecer Paraguay, Bolivia y el sur de Brasil.

“La fertilización en soja es escasa y se tendría que duplicar, porque la fertilidad de los suelos se está deteriorando”, afirmó. Las dos únicas empresas que producen superfosfato simple en el país son Bunge y Mosaic.

Por otra parte, en el puerto General San Martín, en San lorenzo, las empresas también se están capitalizando. En esta oportunidad, Nidera es una de las empresa que comenzó a construir su propia terminal.

Camila López Colmano, gerente de Márketing en Nidera SA, destacó que la firma invertirá u$s25 M, para dos celdas de 70.000 t de capacidad de almacenamiento para fertilizantes sólidos, un edificio de despacho para cinco manos de camiones para despachos de mezclas embolsadas o granel y cuatro manos en las puntas de las celdas para despacho de graneles puros.

Además habrá un muelle preparado para descargar los buques y los graneles sólidos de la parte norte de la cuenca del río Paraná, ya sea en granos u oleaginosas en barcazas.

“La novedad de este muelle es que contará con una grúa propia para poder independizarse de los que poseen los buques y la idea es descargar 1.200 t/hora de fertilizantes”, informó.

Así tendrá una capacidad de almacenaje de 140.000 t de fertilizante sólidos y, en un futuro, el objetivo es descargar fertilizantes sólidos, con una capacidad de 20.000 toneladas. “Calculo que inauguraremos la terminal el año próximo”, pronosticó.

Otra de las firmas que se está expandiendo al puerto de San Lorenzo es Profertil, donde invertirán u$s65 M para la construcción de una terminal con capacidad de almacenamiento de 200.000 toneladas de fertilizantes sólidos y un muelle que va a tener una capacidad de carga de 600 toneladas/hora.

“La idea es poder vender más urea con esta inversión de logística”, señaló Pablo Pusetto, gerente Comercial de Profertil. Además, podrán abastecer zonas como Santa Fe, Córdoba, Salta y Chaco, ya que desde bahía Blanca se dificulta. Pusetto destacó que el 70% de la demanda de urea se da en estos puertos y el 30% restante, en Necochea y Bahía Blanca.

“La urea la producen en Bahía Blanca y al puerto de San Lorenzo se transporta en barcos de 25.000 toneladas de capacidad”, resaltó.

Por último, otra de las empresas que está invirtiendo es Mosaic, quien inauguró la planta en el puerto de San Lorenzo en 1998, donde cuenta con 254.000 toneladas de almacenamiento entre fertilizantes sólidos y materias primas.

La empresa está invirtiendo u$s10 M para ampliar la capacidad de almacenaje de superfosfato simple donde pasará de 60.000 a 70.000 toneladas. También la firma destinó u$s4 M para el proyecto del muelle de barcaza para exportar fertilizantes a Paraguay.

“Con esta barcaza seremos más competitivos con Brasil, el principal país que abastece Paraguay”, informó Mariano Scaricabarozzi, de Mosaic.

 Nutrientes que se van, no vuelven.

Durante la jornada desarrollada de Fertilizar Asociación Civil, se hizo hincapié en la extracción de nutrientes de los suelos argentinos y la no reposición de los mismos por parte de los productores. Pablo Pusetto, gerente Comercial de Profertil y presidente de la entidad, señaló que toda la producción de riqueza es factible por que los suelos aún son fértiles, pero aclaró que este paradigma está cambiando, ya que la fertilidad se está exportando en los barcos con los granos.

“El suelo sigue subsidiando la producción de granos”, señaló. De esta manera, Pusetto declaró que a las generaciones futuras hay que dejarles suelos con aptitud productiva.

 “Hay un montón de inversión por la agroindustria granaria y la industria de los fertilizantes acompaña con la infraestructura logística para mover volúmenes cada vez más crecientes y más importantes”, especificó.

La campaña pasada se comercializó 3,7 M de toneladas, donde un 55% es fertilizante importado y un 45% de producción nacional. Pusetto destacó que de esta cifra, 1 M fue para el cultivo de soja (en un total de 18 M de ha), 800.000 t para el trigo (en un área de 4,5 M de ha) y otros 800.000 t para el maíz (también en una superficie de 4,5 M de ha). ”

El paquete tecnológico es más importante para el maíz y trigo que para la soja”, destacó. Además analizó que el 65% de los productores usa algún fertilizante en soja, mientras que el 95% de los productores aplica fertilizante en las 2 gramíneas, y las dosis son más cercanas a lo que el cultivo extrae.

“El mensaje es que si apostamos a la soja, hoy está probado que para tener buen rendimiento, la fertilización fosfatada es fundamental”, informó.

En la venta de fertilizantes hasta abril de este año hubo una caída en los despachos del 20%. De todas maneras, el presidente de Fertilizar indicó que en este momento empieza la demanda más importante para el cultivo de trigo. “En junio vamos a tener un panorama más claro”, relató

Por su parte, Graciela Cordone, técnica del Inta Casilda, realizó una comparación en los nutrientes que se llevan los granos cuando se exportan. Así detalló que en un barco de 40.000 t de granos de soja, en total se llevan 3.600 t de macronutrientes.

Esto marca que se van 8.735 t de producto, por lo que alcanza 300 camiones para transportar esta cantidad de fertilizantes. “La soja es el cultivo que más nutrientes se lleva porque se comercializa con un mínimo de 44% de proteínas. Esto se traduce en 2.400 t de nitrógeno”, indicó. Pero recalcó que parte de este nitrógeno proviene de la fijación biológica.

 “Además esta proteina es utilizada para alimento balanceado, por lo que si que quisiera utilizar como estiércol, se fertilizarían los campos chinos”, afirmó.

En cambio, en el maíz en un barco de 40.000 t se va 1 tonelada de macronutrientes y en el trigo, 1,2 t. Además, no sólo se exporta nutrientes, resaltó la técnica del Inta, sino que hay costos ocultos como el agua virtual que se saca de los suelos argentinos.

Como conclusión, Cordone, a través de un estudio de fertilizar, señaló que si consideramos los 4 nutrientes como nitrógeno, azufre, fósforo y potasio, en el año 2010 se repuso un 27%. “Pero si sacamos el potasio, con el cual los campos están bien provistos, aunque no hay que dejar de fertilizar, la reposición fue del 37%”, indicó.

Por último, Hugo Ghio, asesor/productor de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, Río Negro, destacó en primera persona cómo los productores vienen nutriendo los suelos. “En fósforo venimos de una caída muy violenta en la mayoría de las zonas. Ahora no se ve tanto la deficiencia porque predomina el cultivo de soja y hoy la oleaginosa se desarrolla con niveles bajos”, especificó.

Además se hace cada vez menos maíz y trigo, por lo que a la caída de la fertilidad de los suelos no se le da la trascendencia que se debería. “A los fertilizantes no hay que mirarlos campaña a campaña, sino que deberíamos pensarlos a mediano y largo plazo. Nos estamos descapitalizando”, concluyó Ghio

Graciela Cordone, del Inta Casilda durante la recorrida por el puerto General San Martín

El puerto, por dentro En 56 kilómetros, en el puerto General San Martín de San Lorenzo hay 26 terminales, donde hay una capacidad de almacenaje de 8 M de toneladas de sólidos y 1 M de toneladas de líquidos. En el 2011 pasaron 2.450 buques, 1, 6 M de camiones, donde el 70% se dirigía a zona norte y el 30%, a zona sur, y 280.000 vagones. Además es el de mayor potencia de molienda agroindustrial del mundo, con 16 plantas, con lo cual suman una capacidad de molienda de 127.000 t/día. Entre las empresas que se destacan en el puerto, se encuentran las de fertilizantes ya mencionadas, como Mosaic, y en pleno proceso de construcción, Nidera y Profertil. También se destacan Vicentín, Toepfer, etc.

Categorías:Agronegocios, Producción Etiquetas:

Invertirán $60 M en una granja de porcinos

La firma Tierra Greda SA ya invirtió $17 M en la primera etapa de 500 madres con el objetivo de llegar a las 2.048 madres. Este emprendimiento se suma a la producción aviar que desarrolla la firma desde hace 6 años atrás, donde producen 220.000 pollos/año.

Imagen

Ricardo Benedetti, de la firma Tierra Greda S.A

El agregado de valor a la producción de materias primas es una de las premisas para el productor, con el propósito de crecer y ser  más competitivos en los mercados. Con esta consigna, la firma entreriana Tierra Greda Agroalimentos comenzó con la política de intensificar la producción, diversificar los riesgos (no depender solamente del clima) y darle valor a los granos.

Así es como la empresa, que arrienda alrededor de 20.000 ha en el sur de Entre Ríos, posee un molino de alimentos balanceados y produce 220.200 pollos/año, ahora suma un a granja porcina. Por este motivo, la firma invertirá $60 M en la producción porcina en el emprendimiento en Larroque, provincia de Entre Ríos, para llegar a una producción final de 2.048 madres ($30.000 por madre).

El proyecto final se realizará en tres etapas, donde en la primera será de 512 madres, una segunda etapa de 1.024 madres, hasta llegar a la última, de 2.048 madres. Atilio Benedetti, presidente de la firma, destacó que en la primera etapa se invirtieron 17 M de pesos en infraestructura, como accesos, tratamiento de efluentes, provisión de energía eléctrica, sistema de agua potable en el establecimiento, que cuenta con 110 hectáreas. “Buscamos un nivel sanitario y tecnológico que nos permita tener resultados altamente competitivos”, destacó. La genética es de una empresa internacional con sede en el norte de Brasil. “En este primera etapa trajimos 580 madres y 20 machos”, destacó.

También la firma invirtió en comederos de origen canadiense, controles de ambientes israelíes, extractores holandeses y paneles evaporativos americanos. “Desde que comenzó la empresa, en 1980, hemos invertido todas nuestras utilidades y recurrimos al crédito bancario”, señaló el empresario, quien además actúa en política como diputado nacional. En este sentido, en el establecimiento se está terminando un sistema de lagunas sanitarias aeróbicas y anaérobicas para un tratamiento de efluentes adecuado.

“El cuidado del ambiente es una de las prioridades de la empresa”, subrayó.

La comercialización de la producción total, que será de 6.000 toneladas anuales, será para faena como capón terminado al Frigorífico Carnes del Interior (donde la empresa es accionista).

“Si la producción nuestra sobrepasa la capacidad del frigorífico, buscaremos otra alternativa”, destacó Ricardo Benedetti, responsable de Proyectos e Infraestructura de la firma. En la parte de producción, la empresa tiene como objetivo obtener un mínimo de 25 lechones al año por madre, lo que da una producción total de más de 50.000 cerdos/año. El planteo de ciclos de engorde para faena es de 25 semanas, donde el animal llegará a los 120 kilos.

“El promedio de engorde es de 700 gramos por día”, destacó. Esto se resume en 3.000 kg/cerdo/ año, lo que da un total de alrededor de 6.000 toneladas/año. A su vez, este emprendimiento generará entre 40 y 45 nuevos puestos de trabajo calificado, con personal de diversos grados de capacitación. Para alcanzar estos números, se consumirán aproximadamente unas 18.000 toneladas/año de alimentos balanceados de producción propia (una vez que se haya completado y logrado estabilizar la población).

“El alimento lo producimos nosotros, soja y maíz en su gran mayoría con núcleos vitamínicos y minerales que se agregan para compensar las deficiencias del cereal y oleaginosa”, expresó. En el molino de alimentos balanceados, que está ubicado a pocos kilómetros del establecimiento, tuvieron que ampliar sus instalaciones. En la actualidad, tienen una capacidad de producción de 15.000 kg/h.

Categorías:Agronegocios