Archivo

Posts Tagged ‘fertilizantes’

Fertilizantes foliares en trigo: tecnología para mejorar calidad en el grano

Imagen

Uno de los principales problemas que viene atravesando el trigo fue la falta de precipitaciones durante el ciclo del cultivo, lo que ya se es- tima en pérdidas de rendimiento.

Pero ante las últimas lluvias, Fernando Mousegne, coordinador del Proyecto Agrícola, destacó que los cultivos pueden recuperarse, aun los que han sufrido algún estrés hídrico durante su desarrollo.

En este sentido, recalcó los beneficios de aplicar fertilizantes foliares durante este periodo del trigo para aumentar los rindes y mejorar la calidad del grano. Como característica principal de esta tecnología, el técnico del Inta de San Antonio de Areco aseguró que la aplicación se hace junto con la agregado de herbicidas o fungicidas (en cualquiera de los dos casos hay respuestas).

“Ahora sólo queda agregar los fertilizantes foliares junto con el agregado de fungicidas”, informó.

En este contexto, el técnico del Inta señaló que “esta tecnología cobra valor durante esta campaña ya que sirven no sólo para que el trigo reaccione mejor ante el estrés hídrico que sufrieron durante su desarrollo, sino que prepara al cultivo para esté en mejores condiciones cuando el clima se revierta”, indicó.

Mousegne estuvo realizando ensayos en el Inta durante varios años y si bien continúan estudiando las respuestas de rinde, señaló que “podríamos decir que van desde un 8% hasta un 15%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en todas las situaciones no aumentan de rendimiento”.

En este sentido aclaró que esta técnica no reemplaza la fertilización de suelo, sino que simplemente sirve para complementar una situación adversa. “La fertilización foliar es un golpe más pero no suplanta ni la fertilización nitrogenada, fosforada o azufrada necesaria para el cultivo de trigo”, recalcó.

En este sentido, señaló que la fertilización foliar es una técnica que en los últimos años empezó a avanzar entre los productores. “No está generalizada en el sistema productivo pero es un pequeño escalón más para mejorar el rendimiento, sobre todo los productores de punta”.

En cuanto al costo/beneficio, uno de los principales puntos para el productor, destacó que los productos foliares no tienen un alto valor, y al sumarle respuestas de rendimiento del cultivo que van desde entre un 8 a 15% de rendimiento, la relación es buena.

“Además la parte operativa se hace con otra aplicación de otro producto, como herbicidas y fungicidas”.

En este último punto se explayó el técnico del Inta de San Antonio de Areco. En la época de macollaje, por ejemplo, el productor realiza la aplicación de algún herbicida, junto con el fertilizante foliar mejorando el metabolismo de la planta permitiendo que la misma intercepte más radiación y, en consecuencia, generando más biomasa.

Y otro momento oportuno, según Mousegne, es cuando el cultivo está en floración y el productor comienza con las respectivas aplicaciones de fungicidas para controlar las enfermedades En este momento puede mejorar la fijación de números de granos o la calidad .

“Esto depende de la cantidad de nutrientes que tenga el fertilizante”, expresó.

Pero durante esta campaña, Mousegne señaló que los productores se atrasaron durante la aplicación de fuentes nitrogenadas en el suelo por falta de humedad.

En esta línea, los productores deben poner el foco en esta situación, y si las condiciones climáticas favorecen (días de sol) el productor podría pensar en la fertilización foliar.

Una manera de fertilizar los campos

Imagen

Una de las cualidades que se destaca en los productores es la incorporación de tecnología a sus campos para una producción sustentable.

Uno de ellos es Luis Urdangarín, un productor de Carlos Tejedor, al noroeste de la provincia de Buenos Aires, quien está invirtiendo en un biodigestor en su campo de 258 hectáreas, donde su actividad principal es el engorde a corral.

Al principio, relató, comenzó a ver que la fertilidad de los suelos disminuía considerablemente.

“En nuestros campos teníamos 20 ppm y en la actualidad nos encontramos con 7, 8 y en algunos casos alcanza hasta 10 ppm”, relató.

Así, destacó que comenzó a preocuparse (como todos los productores) por el estado de sus campos, ya que se está extrayendo más nutrientes de los que se repone.

“En una exposición me encontré con la empresa Biogás Argentina, donde me comentaron sobre el proyecto que comenzará a funcionar dentro de 3 o 4 meses”, explicó.

Además, señaló que a partir de este proyecto, también integrarán la comercialización de energía eléctrica: “Es otra de las patas que podemos explotar con el biodigestor”.

Pero para dar más precisiones de su manejo productivo, Urdangarín tiene dividido el campo en tercios, de los cuales un tercio son suelos buenos, el otro tercio regulares, y el último, malos.

“Esta zona no es buena para la actividad agrícola Es para hacerla complementaria a la ganadería. Muchas años vienen muy secos y otros muy húmedos. La campaña pasada tuvimos dos meses con inundación y, acto seguido, meses de sequía”, explicó.

En esta línea, subrayó que toda la producción granaria la transforma en carne. Los cultivos que produce son sorgo para pastoreo y para cosecha, maíz, y va rotando con cebada para hacer silos. Este año sembrará soja para diversificar la rotación.

“Tengo entre 600 y 700 animales encerrados o caminando en el campo”, relató. En este sentido, destacó que en los campos propios hace recría y realiza la terminación de los animales. En campos arrendados, indicó, tiene vacas de cría y también compra animales de invernada a productores de la zona.

“Hago ciclo completo en varios campos”, contó.

El año pasado comercializó alrededor de 700 animales a un promedio de 333 kilos. Con esta estructura, Urdangarín comenzó a invertir en un biodigestor para aprovechar los recursos disponibles en el campo.

Así, detalló que en una exposición se encontró con técnicos de Biogás Argentina, y luego de varias reuniones, le realizaron un proyecto para su campo.

“Me interesó al principio por la parte de fertilización de mi campo, pero también queremos explotar la parte de la generación de energía eléctrica”, sostuvo.

Así es como empezó a construir una platea de hormigón de 1.600 metros cuadrados para 500 animales (alrededor de 3 metros cuadrados por animal).

“Se hace un lavado periódico de los corrales para que el estiércol fluya a una cámara de carga, y una vez que está el estiércol en esa cámara de carga, se incorpora al biodigestor a través de una bomba. Allí, en la parte superior, que es anaeróbica (sin presencia de oxígeno), trabajan las bacterias, produciéndose la fermentación de toda la bosta”, indicó.

Esa fermentación genera un gas que se almacena en la parte superior. Mientras que en la parte inferior, con la fermentación del estiércol y el trabajo de las bacterias sale un fertilizante de muy buena calidad. La inversión total de este emprendimiento es alrededor de $1,3 millón contando la obra, la platea, los corrales, el digestor y el generador eléctrico.

En cuanto a la inversión, Urdangarín destacó que es muy importante, porque, según el productor, apuesta a actividades con mucho futuro, como la ganadería. Además señaló que por el lado de los fertilizantes es cada vez más caro y más escaso, al igual que para la energía.