Archivo

Posts Tagged ‘tardío’

El maíz tardío gana terreno, según estimaciones oficiales

diciembre 22, 2013 Deja un comentario

Imagen

Como viene ocurriendo en las últimas campañas, el maíz sembrado de forma tardía viene ganando cada vez más terreno. Y este año no es la excepción y los números lo ratifican, ya sea porque los productores lo tenían planificado (por el alto costo de los insumos para los de primera) o por las inclemencias del clima (falta de humedad en el suelo en el momento de la implantación de la gramínea).

El porcentaje sembrado hasta el 28 de noviembre (donde aproximada mente comienza la implantación del tardío) según el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca es menor en referencia al año anterior en las principales zonas productivas: en la 2012/13 se había sembrado un 62% mientras que en este ciclo se ha implantado un 48%.

En este sentido, las siembras de maíces en forma demorada en comparación con las tradicionales sembrados en fechas tempranas (septiembre/octubre) desplazan el momento más crítico (floración) hacia el momento del año donde el balance de lluvias y temperatura (golpes de calor) son menos desfavorables. Esto asegura una estabilidad del rendimiento más alta que los maíces de primera en años con riesgos climáticos.

Sin embargo, un dato importante para destacar es que la superficie de maíz en el país bajó un 7% durante la campaña 2013/14 en comparación al año pasado. Según la cartera agropecuaria, durante el ciclo 2012/13, el área alcanzó los 6,2 millones de hectáreas mientras que en esta campaña se estima que en total se llegará a las 5,7 millones de hectáreas.

Datos de cuatro provincias maiceras.

Córdoba: es la única provincia que según datos oficiales aumentó la superficie maicera. Según el Ministerio, esta campaña se sembrarán un total de 1.958.300 hectáreas. En cambio, en la 12/13, las hectáreas alcanzaron 1,8 millón.

Asimismo, el porcentaje de siembra sembrado hasta el 28 del mes pa- sado era de 30%, es decir 595.000 hectáreas, mientras que el ciclo pasado alcanzaba un 69%, en este caso, 1,3 millón de hectáreas.

“Las lluvias en las zonas de Marcos Juárez hacia el sur llegaron tarde”, señaló Pedro Vallone, técnico del Inta Marcos Juárez. En este sentido, el especialista destacó
que los productores decidieron guardarse la semilla o ir directamente a soja.

“Hace unas semana las lluvias fueron muy buenas y los perfiles para la siembra son muy buenos”, explicó.

Buenos Aires: esta provincia también sufrió la falta de agua al comienzo de la siembra de maíz, al principio de septiembre. Así es como bajó la superficie de la gramínea un 6% ya que en la presente campaña se sembró 1,5 millón de hectáreas y en la anterior, 1,6 millón de hectáreas.

Sin embargo, a medida que las precipitaciones dijeron presente, los productores se volcaron masivamente a la implantación. En este sentido, es como al 28 de noviembre, ya se había implantado el 95% de la superficie (1,4 millón de hectáreas). En cambio, durante el ciclo anterior los labores alcanzaban el 81% (1,3 millón de hectáreas).

Santa Fe: En esta provincia hubo una marcada baja de siembra del maíz. En el ciclo 2012/13 se sembraron 704.000 hectáreas y en éste, 557.000 hectáreas, esto significa una baja del 26%.

Y el maíz tardío aquí también ganó terreno: al 28/11 se habían implantado solamente un 36%, mientras que el año anterior era de un 70%.

Entre Ríos: en esta provincia del Litoral las labores de siembra hasta el 28/11 eran de un 68% de las 240.000 hectáreas que se estiman que se van a sembrar. Sin embargo, en la 12/13 el porcentaje era de 86% (248.000 hectáreas).

Anuncios

El maíz tardío vuelve a tomar protagonismo

Maiz encharcado cerca de Pergamino

El común denominador en las principales zonas productivas vienen siendo las abundantes lluvias durante el último mes. Por este motivo, la siembra de maíz, que comenzó a fines de agosto/principios de septiembre, viene retrasada.

En este sentido, los maíces tardíos comienzan a tomar protagonismo en los planteos agrícolas, algunos por decisión propia y otros, por descarte. En contraposición de lo que ocurrió el año pasado, donde la sequía hizo que los productores se deban volcar a este manejo, en este caso, las lluvias vienen complicando la implantación.

Además, muchas hectáreas sembradas están inundadas. Con este panorama, muchos productores se preguntan ahora cómo seguir. Por este motivo, se consultó a dos referentes para conocer sobre el manejo del maíz tardío.

Luis Bertoia, de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) señaló que es una buena oportunidad para sembrar maíz por la acumulación de agua en los perfiles durante todo el ciclo previo y por el pronóstico de lluvias en los meses de enero/febrero. Igualmente, señaló que el éxito de los maíces tardíos depende de un buen barbecho, “porque te amortigua un poco el potencial daño de una sequía en enero”.

Así las perspectivas son mejores que el año pasado, donde recordó Bertoia que la falta de agua fue antes de la siembra, y además, luego no hubo precipitaciones.

“Un porcentaje importante del agua que utiliza el cultivo lo logra por la humedad acumulada en el suelo y no por la lluvia, incorporando entre el 30 y 50%. Luego, si sigue lloviendo, mejor”, señaló. C

on respecto a la fertilización, Bertoia destacó que en la siembra temprana la mineralización es mucho menor y el productor depende del fertilizante.

“Hay mucho pasaje de rastrojo a materia orgánica y no tanto a mineralización que libera nitrógeno. Y esto aumenta con el calor. En cambio, la siembra tardía tiene una disponibilidad de N mayor por la mineralización de la materia orgánica”, especificó.

En esta línea, el técnico explicó que para el maíz en general, independientemente de la siembra, la fertilización nitrogenada se hace de arranque a la siembra (no junto con la semilla) y después en V6 (la más importante) donde permite entrar con maquinaria normal sin romper la planta. “El nitrógeno dura poco en el suelo. Si lo aplicás todo a la siembra seguramente cuando más lo necesites no lo vas a tener disponible”, indicó.

Y agregó que como se viene presentando el clima con los perfiles cargados, una buena dosis de fertilización va a ser excelente para acompañar al rendimiento del cultivo. “En la aplicación en sexta o séptima hoja, todo el nutriente se utiliza para la producción de grano y no para el desarrollo vegetativo, cosa que es muy bueno porque el productor busca grano, salvo que sea para picado”.

Por su parte, Leonardo Galli, Márketing Comunicacional de Pioneer, estimó que en la presente campaña va a haber muchos planteos con maíz tardío, algunas ya planificadas, y otras debido a la imposibilidad de sembrar temprano por exceso hídrico al momento de la siembra, o por resiembras de lotes que se perdieron por anegamiento. “Lo que podemos considerar como positivo es que el cultivo estaría arrancando con el perfil de suelo cargado de humedad, lo que permitirá transitar mejor las altas temperaturas del verano”, aseguró.

El potencial de rendimiento, informó, al que se aspira con los maíces tardíos es algo menor que a los de siembras tempranas, básicamente porque las condiciones de radiación en que se desarrollará el cultivo son menores:

“Por un lado tenemos un mayor coeficiente de logro de plantas por sembrar con mayor temperatura de suelo, y por otro una población óptima, objetivo menor para alcanzar el potencial de rendimiento buscado”.

Esto lleva a sembrar menos semillas por hectárea, ajustando la densidad de siembra y priorizando tener plantas bien distribuidas, con cañas fuertes que soporten el cultivo en pie hasta el momento de cosecha.

En cuanto a la elección de los híbridos, Galli sostuvo que los cultivares a usar tienen que tener un buen comportamiento ante insectos como spodoptera y contar con un buen perfil sanitario que dé seguridad ante la presencia de E. Turcicum (tizón), roya y enfermedades de caña. “Si consideramos que las condiciones climáticas en otoño pueden seguir planteando un escenario de lluvias y excesos de humedad provocando demoras en la cosecha, contar con híbridos con buena caña será sumamente importante”, afirmó.

Por diferentes zonas.

Una de las regiones más complicadas es el centro de Buenos Aires. En la zona de Bolívar, Daniela Róbalo Santos, de la Cooperativa Agropecuaria de Bolívar Ltda., destacó que, en comparación con el año pasado, se sembró sólo un 5% por el exceso de agua. “No hay otra opción de ir a maíz tardío o a soja”, destacó.

En Carlos Tejedor, Dante Garciandia, de la Agronomía Campos Verdes, también informó que en esa región sólo se implantó un 5% del maíz y lo que no se pudo sembrar irá todo a maíz tardío.

En Bragado, el Ing. Agr. Juan Garelli destacó que se pudo sembrar el cultivo, pero las últimas lluvias complicaron la producción. “Hay muchos campos inundados por lo que habrá que resembrar o ir a tardío directamente”, especificó.

Otra zona que tomó protagonismo es en el sur de Córdoba. Jorge Arraigoni indicó que en la región se produce 50% de maíz de primera y 50% en diciembre. “Se pudo sembrar el 40% del maíz de primera, así que el resto irá a tardío”, sostuvo.

Y agregó que los lotes bajos ya sembrados están saturados de agua. “Los perfiles ya están al límite”, destacó.

Los maíces tardíos juegan en primera

En algunas zonas se siembra 50% maiz de primera y 50% tardío para diversificar riesgos

El fenómeno de La Niña amargó a todos los productores, ya que la sequía hizo estragos en algunas zonas productivas.

En el caso del maíz, según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, en la campaña 2011/12 se sembraron 5 M de hectáreas y la producción alcanzaría las 20 M de toneladas, un 15% menos que el año anterior, donde se produjeron 23 M de toneladas. Pero la superficie implantada fue de 4,5 M de hectáreas, un 11% menos que la campaña antecesora.

En este contexto es como los maíces tardíos se hicieron fuertes y empezaron a jugar en primera. Alfredo Cirilo, técnico del Inta Pergamino, indicó que la última campaña es un claro ejemplo de cuándo las siembras tardías son una ventaja, ya que las siembras demoradas, comparadas con las tradicionales que se siembran en septiembre/octubre, desplazan el momento más crítico del cultivo que es la floración, hacia el momento del año donde el balance de lluvias y la demanda es menos desfavorable.

“Esto asegura una estabilidad del rendimiento más alta que los maíces tempranos, en años donde hay riesgo climático”, resaltó. Hay otro riesgo , informó el técnico, que en esta última campaña también se hizo presente, que es el de temperaturas altas.

“Las siembras tardías colocan esa etapa sensible donde los riesgos de golpe climático de calor son menos severos. Ambas causas hacen que las siembras tardías tengan una estabilidad mayor”, indicó. Pero aclaró que en años de buena disponibilidad hídrica el potencial ambiental es mayor para siembras tempranas.

“Lo conveniente es compartir riesgos”, sostuvo. En la parte de manejo, Cirilo explicó que teniendo en cuenta que el productor al momento de la siembra sólo tiene probabilidades, tanto en siembras tardías como en tempranas, lo conveniente es no pasarse en la cantidad de plantas que se va a sembrar.

“La densidad, depende de cada ambiente, eso es muy variable, la recomendación es que cuando uno prevé que la condición de floración sea la peor, hay que ser precavido y no pasarse en plantas, sino al contrario, deberían tratar de bajar la densidad”, ejemplificó.

Para conocer más en detalle sobre el manejo de los maíces de segunda, dialogamos con cuatro productores/asesores de diferentes zonas productivas.

El primero de ellos, Francisco Bauza, productor de Teodelina, Santa Fe, obtuvo rendimientos de 85 hasta 95 qq/ha, mientras que en los de primera logró rindes de 50 qq/ha.

“Las lluvias fueron variables, por lo que en el ciclo de los de primera fueron de 220 mm y el agua acumulada en los de segunda fueron de 430 mm”, especificó.

La fecha de siembra fue 27 de noviembre y utilizó materiales de Nidera, en su mayoría AX 886. La fertilización que utilizó fue entre 150 y 200 kilos de urea, 40 a 60 kilos de sulfato de amonio y 120 kilos de fosfato monoamónico.

Por su parte, Álvaro Rinaudo, encargado de campo de la zona de Río Cuarto, destacó que le empresa hace tres años que en el sudoeste de Córdoba y sudeste de San Luis viene sembrando el 50% de la producción de maíz en diciembre.

“Anduvimos muy bien obteniendo rindes promedios de 75 qq/ha”, informó. Los maíces de primera se quemaron y los rindes fueron de 26 qq/ha.

Con respecto al manejo, la siembra fue la primera quincena de diciembre y utilizaron materiales DK 190 y DK 670. La fertilización fue con Solvex y MicroEssentials S10 y luego refertilizó el cultivo con uan. “Además los costos productivos son menores, ya que se agrega menos fertilizantes y se siembra una menor cantidad de plantas”, indicó.

Asimismo, Diego Cervera, técnico de Fullagro SRL, de la localidad de Trenque Lauquen, señaló que tanto en las gramíneas de primera como tardíos o de segunda, los productores tuvieron una producción muy buena.

“Los milímetros acumulados rondaron entre 800 y 1.000 durante este año, y el promedio anual es de 750 mm”, resaltó.

Los maíces tardíos, sembrados a partir del 25 de noviembre, tuvieron una media de 85 qq/ha. Los de segunda, después de cebada o de trigo, tuvieron un promedio de 75 y 80 qq/ha, mientras que en los de primera, se lograron rindes de 65 y 70 qq/ha.

“Las mermas no fueron por falta de agua sino por estrés térmico”, indicó.

Además, Cervera, continuando la línea de los precios, resaltó que el maíz tardío tiene un costo productivo de 10 y 15% menos que el de primera. “En este momento, en la zona se siembra un 50% de primera y un 50% de segunda”, resaltó. Por último, Germnan Triunfeti, de Grupo Agroempresa, de Sinsacate, al norte de Córdoba, señaló que en esa zona los rindes estuvieron entre 65 y 75 qq/ha, y en campos puntuales los rendimientos alcanzaron 90 qq/ha.

“Es el cultivo que salvó a los productores, ya que la producción de soja fue muy mala”, destacó. En las últimas tres campañas, informó Triunfeti, hubo más hectáreas sembradas en diciembre que los de primera. “El clima nos ha sorprendido, está lloviendo más en verano que en primavera”, relató.

En cuanto a esta última tendencia, señaló que el productor siembra cuando tiene humedad, pero de ser posible produce maíces de primera.

Categorías:Agricultura Etiquetas: , , , ,